Costes de ser propietario de una vivienda en España | parte 3: “la venta”

A veces las cosas no funcionan como pensabas y por la razón que sea decides vender. Esto puede llevar algún tiempo pero en algún momento encontrarás un comprador. En ese momento debes saber que una vez que vendes tienes que pagar impuestos por esta venta. También en caso de venta hay que distinguir entre el vendedor residente, y el vendedor no residente.

Para el vendedor no residente el comprador está obligado a retener el 3% del precio de venta/compra, esta retención tiene que ser pagada a la oficina de impuestos a cuenta del impuesto de beneficio del vendedor. A continuación, el vendedor debe presentar una declaración de impuestos en la que declare el beneficio real. Este beneficio real se calculará deduciendo del precio de venta, en primer lugar, el precio de compra original, y después deduciendo cualquier gasto realizado, por ejemplo, la renovación de la propiedad, el impuesto de transferencia pagado en el momento de la compra, etc. El vendedor no residente tendrá que pagar después el 19% (al menos en este momento, puede 2021, el gobierno puede cambiar el porcentaje en el futuro), sobre este beneficio, el 3% retenido previamente por el comprador se deducirá de esta cantidad. En caso de que el vendedor no haya tenido ningún beneficio o el 3% retenido sea demasiado, el vendedor puede solicitar la devolución del dinero.

Cartel de venta de casa vendida delante de la nueva casa
Cartel de venta de casa vendida delante de la nueva casa
En caso de que haya renovado la vivienda pero no haya incluido esta renovación en el registro de la propiedad (mediante la “ampliación de escritura de obra nueva”), debe hacerlo antes de firmar cualquier escritura de venta. Esto puede servir para actualizar el valor de la propiedad, y así pagar menos impuestos sobre las prestaciones después.

Como residente, si vende su propiedad, si tiene más de 65 años y ha vivido en ella durante más de 3 años, no debe pagar el impuesto sobre prestaciones. Si no es así, la venta debe declararse en el formulario normal del impuesto sobre la renta, y el beneficio se gravará en consecuencia. Pero como residente, si reinvierte el dinero en los dos años siguientes a la venta en otra propiedad, la cantidad reinvertida no tributará.

Además de este “impuesto sobre el beneficio”, en la mayoría de los casos también hay que pagar un impuesto municipal “plusvalía”. Este impuesto se paga sobre la diferencia entre el valor Kadaster de la parcela en el momento de la compra y el valor Kadaster de la parcela en el momento de la venta. Cada ciudad ha establecido su propia tasa, por lo que aquí es imposible dar una cifra clara.

Deja un comentario