“Iaios” y héroes y cómo aprovechar a nuestros abuelos

“Un pueblo sin el conocimiento de su historia pasada, su origen y su cultura es como un árbol sin raíces”
Marcus Garvey

Soy madre

Además soy hermana, nieta, prima y sobrina

Tengo abuelos, y muchos tíos y tías.

Sigo teniendo hermanos, primos y, por suerte, también sobrinos.

Pero, por desgracia, por ley natural y porque tengo más de 60 años, ya no viven ni mis abuelos ni mis padres. De hecho, hace apenas un par de meses falleció mi suegro, desgraciadamente en plena pandemia de Coronavirus.

Y -como creo que ocurre a menudo- después de que mis padres y abuelos fallecieran he pensado a menudo que debería haber hablado más con ellos.

Normalmente queremos a nuestros padres, pero también normalmente los damos por sentados, y demasiado a menudo nuestras conversaciones se limitan a nuestros problemas cotidianos normales.

De niños o adolescentes hablamos con ellos de nuestro futuro, del colegio, del presente, de nuestro club de fútbol favorito, de nuestros amigos o amigas…

Más tarde hablamos de nuestras parejas, de nuestros hijos (sus nietos), de nuestro trabajo…

Y una vez que son mayores y se jubilan, solemos hablar sólo de su salud, de nuestros hijos y del resto de la familia.

Es decir, solemos hablar de nosotros mismos…

La semana pasada vimos con nuestro hijo una película, era sobre una pareja de chicos durante la segunda guerra mundial. También trataba de la vida cotidiana en esa época, y de lo que realmente significaba la guerra y la continua amenaza para la gente normal.

Nos encantó la película.

Después, mi hijo se encerró en su habitación para jugar con su Playstation.

Y pensé: solemos ver películas sobre el pasado, sobre las guerras, la posguerra, los años cincuenta o los sesenta, pero no solemos ser conscientes de que tenemos testigos de primera fila de esos periodos.

Rosa Mari y Roberto

En primer lugar, nosotros mismos

Crecí en los años 60 y 70. Tiempos de los Beatles, de los hippies, de Woodstock, del amor libre y de las manifestaciones estudiantiles. No teníamos teléfonos móviles ni videojuegos. Íbamos a todas partes en bicicleta y en tren. Cuando ibas a algún sitio era muy normal estar días o incluso semanas sin tener contacto con tu familia.

Y esto era normal

Cuando era estudiante nunca tuve televisión, y no la echaba de menos en absoluto. Aparte de que la televisión en aquella época sólo tenía 2 canales, empezaba a las 7 de la tarde y en los fines de semana empezaba a las 3.

La gente solía fumar en todas partes, no éramos conscientes del riesgo de cáncer. Dondequiera que fueras, también en los bares o restaurantes, solía haber un humo suspendido en el aire.

Cuando éramos niños salíamos a jugar, a la calle, a los parques. Nuestros padres nunca sabían exactamente dónde estábamos hasta que volvíamos a casa.

Y esto era normal

En nuestra casa la puerta principal nunca estaba cerrada con llave. Sólo por la noche, antes de irse a dormir, mi padre solía cerrar la puerta por dentro.

Yo iba al instituto (desde los 12 años) a unos 15 kms de mi casa. Esto significaba ir a la escuela en bicicleta 15 kms por la mañana y 15 kms por la tarde. Salíamos de casa a las 7 de la mañana y en invierno solíamos llegar a casa cuando ya era de noche. Y yo preparaba (calentaba) mi propia comida.

Y todo esto era normal

Tengo 2 hijas mayores, y alguna vez les he contado mis tiempos de estudiante, y alucinan cuando les digo que en nuestros tiempos también fumábamos porros, salíamos por la noche hasta las horas de la mañana, teníamos vida sexual, y teníamos las mismas preocupaciones que tienen ellas ahora.

Estoy bastante seguro de que muchos “viejos” de mi edad reconocen muchos de los aspectos en este retrato que acabo de hacer.

Familia Mengual

Vayamos un paso más allá

Veamos la generación de nuestros padres (y abuelos de nuestros hijos).

En primer lugar la parte española. (Soy holandesa pero me casé con un español y los abuelos de mis hijas eran españoles)

Ellos crecieron antes de la guerra civil española. Tiempos de escasez, simplemente no había comida. Sé que el abuelo de mis hijas fue soldado durante la guerra civil (era comunista), y fue capturado y pasó un tiempo en un campo de concentración. Tuvo un primo que fue enviado a Rusia, y desapareció en algún momento, nunca supieron que pasó con él.

El hermano de mi suegra fue la primera víctima mortal de la guerra civil en la aerea (de hecho la calle principal de Denia durante un par de años llevó su nombre, calle José Roselló Sivera)

Mi suegra nos hablaba a menudo de esta época, de cómo a duras penas conseguían llevar comida a la mesa, ¡hasta de contrabando! Y sobre los conflictos entre vecinos que pertenecían al bando enemigo en la guerra.

El hermano de mi primer marido y padre de mis hijas fue asesinado a principios de los años 60. Hasta hoy nadie sabe por qué o por quién.

Ahora la parte holandesa.

La infancia de mis padres tuvo lugar durante la segunda guerra mundial. Holanda estaba ocupada por los alemanes. Mi padre nos contaba historias sobre cómo durante la guerra en los inviernos tenían que ir sobre el hielo al pueblo vecino para recoger carbón para las estufas.

Durante su servicio militar intervino como soldado en su 20º cumpleaños en 1953, cuando en Zeeland durante las inundaciones murieron casi 2000 personas.

Mi madre contaba historias de pilotos que se escondían en su casa (vivían en una granja) durante la Segunda Guerra Mundial, y en el invierno de la hambruna (1944-1945) llegaban colas de gente desde las capitales para pedir comida.

La familia Samson, sentada en el regazo de mi madre

Creo que todas estas historias son tan buenas o mejores que cualquier película. Porque se trata de la vida real. Nuestros padres y abuelos son los protagonistas.

Como dije antes, mi suegro -y abuelo de mi hijo de 16 años- murió hace apenas 5 meses. Tenía 94 años. Un par de años antes de morir le regalamos por su cumpleaños un cuaderno y le pedimos que escribiera todo lo que recordara de su infancia. Queríamos que nuestro hijo supiera cómo era el día a día de sus abuelos cuando era adolescente, a qué jugaban, en qué pensaban, cómo eran los colegios…

La gente suele hablar de la sabiduría de los abuelos, sinceramente dudo que sean mucho más sabios que nosotros, pero han vivido más tiempo, y sólo por eso merece la pena escucharlos. Creo que si animamos a nuestros hijos a escuchar a sus abuelos, y animamos a nuestros mayores a compartir sus experiencias, todos ganamos.

“Los que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”
George Santayana

iaio – en memoriam



Deja un comentario