¿Qué habría pasado si… (COVID) | Parte 1

“Por falta de un clavo se perdió la herradura,
A falta de una herradura se perdió el caballo,
A falta de un caballo se perdió el jinete,
A falta de un jinete se perdió la batalla,
Por falta de una batalla se perdió el reino,
Y todo por la falta de una herradura”


Benjamin Franklin 1706-1790

Según la Organización Mundial de la Salud, el origen de la actual pandemia fue causado probablemente por murciélagos o pangolines, que la transmitieron a los seres humanos.

Es realmente sorprendente que algo tan pequeño e insignificante pueda tener consecuencias tan tremendas. Esto recuerda al conocido efecto mariposa, que es la idea de que las cosas pequeñas pueden tener impactos no lineales en un sistema complejo. El concepto se imagina con una mariposa batiendo sus alas y provocando un tifón.

Probablemente nunca sabremos dónde se contagió este pangolín (imaginemos que es un pangolín), pero imaginemos….

Este es nuestro pangolín. Lindo, ¿no?

Vamos a retroceder en el tiempo a noviembre de 2019, a Huanan.

Los pangolines son animales nocturnos bastante solitarios, Sus grandes y alargadas garras les permiten cavar bajo tierra para refugiarse y excavar nidos de hormigas y termitas para alimentarse, mezclando y aireando el suelo.

Se cree que en los últimos años se han capturado más de un millón de pangolines en la naturaleza para satisfacer la creciente demanda de su carne, escamas y fetos. Los pangolines son ahora el mamífero más comercializado ilegalmente del planeta

En algún momento nuestro pangolín fue infectado, y en algún momento fue capturado y probablemente vendido, probablemente en algún mercado de Huanan…

Ahora imaginemos que nuestro pangolín logró escapar. Puede haber tomado otra ruta, o tal vez el cazador humano tuvo algún tipo de retraso por la razón que sea y en lugar de atrapar al pangolín infectado atrapó algún otro pobre animal, o ninguno…

Así que, a día de hoy el 17 de noviembre de 2019 el virus nunca llegó al mercado de Huanan (Wuhan), la primera persona en infectarse fue un ciudadano de Wuhan de 55 años, en nuestra historia solo compró otro pangolín y nunca se infectó.

Esto hace que uno se pregunte cuántas veces nos hemos librado por los pelos de otras catástrofes.

… continuará …

Deja un comentario