¡Es la hora de la tapa!

Aunque ir de tapas se ha convertido en un pasatiempo y una opción gastronómica muy popular en todo el mundo, y muchos chefs famosos han elevado estas pequeñas y sabrosas porciones a la categoría de arte, no hay ningún otro país en la Tierra que pueda igualar la cultura de las tapas en España.

Para una experiencia verdaderamente auténtica, vaya a Madrid o Granada, donde la tradición de las tapas gratuitas se mantiene viva en tascas escondidas que han mantenido su carácter a lo largo de los años. El verdadero tapeo español es mucho más que comida. Es una forma de vida, un pasatiempo nacional que implica comer, beber y socializar en un ambiente amistoso y sin pretensiones.

Por supuesto, también el tapeo tiene su historia, y aunque nadie sabe a ciencia cierta el verdadero origen de las tapas, la leyenda dice que la tapa fue creada por el rey español Alfonso X (“El Sabio”). Se dice que se había puesto muy enfermo, y por prescripción médica sólo se le permitía comer pequeñas cantidades de comida y un poco de vino tinto a lo largo del día.

La historia dice además que “una vez” al pasar por una posada llamada “El Ventorilla del Chato” (aún existente), el rey quiso relajarse un poco, pidió su rutina y tratamiento habitual. Mientras le preparaban algo de beber (una copa de vino de Jerez), una corriente de aire entró en el comedor por la ventana, la posada estaba cerca de la playa y para que no entrara la arena en la copa de vino el posadero puso un platito encima de la copa y en este plato un trozo de jamón.

El rey se sorprendió de que el vino se sirviera así y preguntó la razón, y el tabernero le dijo que “ponía la tapa así para evitar que las moscas o la arena estropearan el vino”.

Al rey le gustó la idea, se comió la tapa, se bebió el vino y pidió otra servida de la misma manera.

A partir de ese momento el rey Alfonso X ordenó que en todas las tabernas el vino se sirviera siempre con algo de comer.

El tapeo tiene sus propias reglas, sólo hay que seguir las siguientes para asegurarse de que se come correctamente…

Siempre hay que comer las tapas de pie, normalmente en la barra. Esto se llama “picar”, en lugar de “comer”.

Mantén una conversación ligera

Si no sabes lo que estás comiendo, pregunta. Los españoles están orgullosos de su tradición de tapas y estarán encantados de compartir sus conocimientos.

No comas demasiadas tapas diferentes, no más de 4 en un tapeo.

La idea del “tapeo” es comer un poco y luego pasar al siguiente bar, así que no comas más de 2 tapas en un mismo sitio
Haz turnos para pagar la cuenta


La mayoría de los bares distinguen entre “tapas” y raciones normales. Deja claro lo que quieres si no quieres acabar comiendo y pagando mucho más de lo previsto


Debes beber vino de barril o cerveza. Cada región tiene su propio vino, ¡sólo tienes que preguntar!

Y por último, pero no por ello menos importante: ¡disfruta!

Deja un comentario